¿Que es?

Las manchas faciales son un problema que cada vez preocupa a más mujeres. Antes de iniciar cualquier tratamiento debemos realizar una historia clínica y exploración de la mancha para poder realizar un diagnóstico de la mancha y su grado. Ello nos permitirá proponer un tratamiento adecuado.

Uno de los tipos de manchas más común es el melasma. Se trata de una coloración oscura que suele aparecer en mujeres jóvenes. Se localiza más frecuentemente en áreas de la cara expuestas al sol, especialmente en las mejillas, frente y labio superior. Son varios los factores implicados: solares, hormonales, genéticos, nutricionales… Existen distintos grados o tipos de melasma, dependiendo de la profundidad de la lesión. Cuanto más superficial esté, mejor responderá el tratamiento.

El tipo más frecuente de mancha es la debida al exceso de exposición solar. Se trata de manchas que afectan la capa más superficial de la piel, y su aparición es una de las causas de envejecimiento facial.